Se encuentra usted aquí

José Mateos

Historias de un Dios menguante

LA VOZ DE LA SANGRE

Estábamos camino de Tuzla, por una carretera de esas con pivotes a los lados, tan estrecha y sinuosa que, a veces tras una curva, la imprevista llegada de un camión casi nos mandaba a la cuneta. La carretera tenía varios tramos sin asfaltar y bajo el coche rebotaban las piedras. Papá protestaba mientras conducía con la cara pegada al cristal delantero, tratando de sortear los baches del camino.

Reunión

LA CULPA

           

Canto y cuento

VILLANCICO PARA TELEVIDENTES

 

 Qué buen televisor

es mi ventana.

Me tiene aquí plantado

esta mañana.

La razón y otras dudas

DIVINANZAS

  

ANATOMÍA DEL TRAJE-. Estar desnudo es estar alerta. Por eso el hombre tuvo que vestirse: para descansar.

La Niebla

LA NIEBLA (un fragmento)

 

(…) Lejos del ruido, en una casa en orden,

cuando dos que se quieren viven juntos

Canciones

CANCIÓN 5  

 

       (Diálogo en la oscuridad)

 

 Todavía algunas noches,

padre mío, me despiertas

y me preguntas, temblando,

como a través de la niebla,

si ha de venir algún día

para ti la primavera.

 

Soliloquios y divinanzas

DIVINANZAS

 

CON la maldad que hacemos ocurre lo mismo que con el grito que lanzamos entre montañas: que siempre vuelve

Días en claro

PASEANTES EN LA NIEBLA

 

¿Símbolo de la muerte es esta niebla

que hoy me envuelve en los ecos del bosque solitario,

Una extraña cuidad

JULIA REIS

 

Yo conocí tu época dorada,

aquellos años de estudiante en Cádiz,

Páginas

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer