Se encuentra usted aquí

6 / 11 / 2013

Versión para impresiónVersión para impresiónSend by emailSend by email

  "Os Eidos" es para mí uno de los grandes libros de poesía escritos en España en el pasado siglo. Y sin embargo, fuera del ámbito gallego no he leído nada, ni he oído a nadie hablar de él con ese entusiasmo que se otorga tan fácilmente a tanto verso de escayola y cartón piedra.

  A la poesía de Novoneyra llegué por casualidad, como otras veces, hojeando  "Os eidos" en un librería. Y qué descubrimiento. Todo lo que hay en ese libro parece muy poca cosa y… es tanto. Se trata de esa poesía sencilla, casi apuntada apenas, que quizás sólo se pueda apreciar cuando se lleva ya mucha poesía leída a las espaldas y se está un poco harto.

  Novoneyra es uno de eso poetas que escriben con lo mínimo, mojando la pluma en el tintero del silencio. Escribe una palabra y parece -no sabemos cómo y porqué milagro- que la inaugurara. A veces le basta con uno o dos versos. Para qué más. Cuando lo leo, tengo la sensación, no sé, de que siempre que se siente arrebatado por la belleza del mundo, su legua se acordara de Dios, que quisiera nombrarlo, y cómo no sabe su nombre, se conformara con nombrar lo que ve: las ráfagas de lluvia, las barbas de los líquenes, los ríos crecidos, los arándanos, los brezos... Por eso todo lo que nombra está como empapado de misterio y melancolía.

  Dejo aquí dos  muestras con la versión de Elva Rey publicadas por Ediciones Árdora:

 

 ESTA tarde o aire é meu amigo.

Voume sumindo sumindo.

Si o aire quer

chegarein a non ser ninguén.

 

(ESTA tarde el aire es mi amigo.

Voy sumiéndome, sumiéndome.

Si el aire quiere

llegaré a no ser nadie.)

 

O:

 

 PASAN pasan as nebras…

Eu sinto que me deixan e me levan…

…………..

Este door que aguarda só que a acendan!

Ise algo meu qu en todo se me queda!

 

(PASAN pasan las nieblas…

Yo siento que me dejan y me llevan…

…………….

¡Este dolor que sólo aguarda ser encendido!

¡Es algo mío que en todo se me queda!)

 

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer